Rápido, fácil y gratis

Crea tu página web ahora

Crea tu página web

Robot aspirador

Robot aspirador en la oficina

 

Uno de los costes asociados a tener una oficina física o local en el que trabajar es el mantenimiento y la limpieza. El periodo de tiempo de la limpieza suele variar, desde oficinas que se limpian a diario a otras que sólo se limitan a dar un repaso un par de veces a la semana. Los nuevos aparatos de robot aspirador suponen un importante ahorro de costes al encargarse de forma autónoma de aspirar o fregar los suelos.
Dependiendo del tipo de negocio, cambiará la necesidad en grado y frecuencia a nivel de limpieza. No es lo mismo un local donde unos pocos trabajadores pasan toda la jornada en su puesto, que unas instalaciones donde se recibe a clientes y hay bastante movimiento de personas. Como es normal, en estos últimos se ensucia más y es necesario una mayor frecuencia de limpieza. El coste mensual de realizar esta tarea puede ser considerable, incluso elevado y llegar a suponer una carga mensual ineludible para el empresario. La robótica y en este caso los robots aspiradores son una novedad (relativa) en el mercado. Se trata de una solución eficiente y que no molestará a trabajadores o empleados.
El robot aspirador que domina el mercado es el Roomba, si bien otros rivales como el Hombot de LG han mejorado de forma notable su tecnología y están alcanzando a pasos agigantados el buen funcionamiento y prestaciones de los Roomba de iRobot. Los Roomba no destacan por un precio ajustado, sino que suponen una inversión a tener en cuenta. Sin embargo, son los que mejor resultado dan, por lo que pensando a medio plazo son una buena opción.
Una vez realizada el desembolso inicial que supone comprar los robots aspiradores, no requieren apenas de mantenimiento y aparte de comprar de forma puntual algún repuesto, el único gasto que deberemos afrontar mes a mes es el de la electricidad. Son programables, de manera que una buena idea sería que se activen para limpiar antes de que comience la jornada y abramos las puertas de la oficina. Dependiendo del tamaño de las instalaciones tardarán más o menos tiempo. Si tenemos unas instalaciones extensas, tal vez sea necesario tener más de un robot de limpieza.
A día de hoy son robots que funcionan de forma adecuada y proporcionan un buen servicio, con un mantenimiento mínimo ya que son autónomos y no requieren de nuestra supervisión. No van a reemplazar por completo a la limpieza manual de las instalaciones, pero sí que reducen al mínimo la necesidad de que un empleado o una empresa externa se encargue de limpiar nuestra oficina. 
La tecnología no deja de avanzar, y un campo donde esto se ve mes a mes es en la robótica. Ahora este tipo de aspiradores están ampliando sus capacidades. Hay modelos que no sólo aspiran, también friegan los suelos. Así que con una pareja de estos aparatos trabajando en equipo tendremos los despachos relucientes. Con otro enfoque, varias empresas han sacado a la venta modelos que de lo que se encargan es de limpiar cristales. Como es lógico, se ha enfocado su diseño a trabajar en grandes edificios de oficinas, ese tipo de edificios completamente acristalados que vemos en nuestras ciudades. Estos robots  son capaces de mantenerse pegados en vertical y desplazarse limpiando toda la superficie. 
Hasta ahora este tipo de labores requería de andamios, varios trabajadores, sistemas de seguridad... todo ello con unos costes elevados. Ahora simplemente se programa a las máquinas y ellas se encargan de mantener limpios los cristales. Por un lado son un importante ahorro económico, y por otro evitamos un trabajo de riesgo que ahora mismo desempeñan personas y que lamentablemente tiene un riesgo de accidente laboral grave.
Así pues, al término del año nos ahorraremos una cantidad importante en limpieza, un gasto que siendo necesario no reporta ningún beneficio a la empresa más allá de mantener el lugar de trabajo en unas condiciones aceptables. Contar con uno o varios robot aspirador será un ahorro interesante en el mantenimiento de las oficinas.

 

Uno de los costes asociados a tener una oficina física o local en el que trabajar es el mantenimiento y la limpieza. El periodo de tiempo de la limpieza suele variar, desde oficinas que se limpian a diario a otras que sólo se limitan a dar un repaso un par de veces a la semana. Los nuevos aparatos de robot aspirador suponen un importante ahorro de costes al encargarse de forma autónoma de aspirar o fregar los suelos.
Dependiendo del tipo de negocio, cambiará la necesidad en grado y frecuencia a nivel de limpieza. No es lo mismo un local donde unos pocos trabajadores pasan toda la jornada en su puesto, que unas instalaciones donde se recibe a clientes y hay bastante movimiento de personas. Como es normal, en estos últimos se ensucia más y es necesario una mayor frecuencia de limpieza. El coste mensual de realizar esta tarea puede ser considerable, incluso elevado y llegar a suponer una carga mensual ineludible para el empresario. La robótica y en este caso los robots aspiradores son una novedad (relativa) en el mercado. Se trata de una solución eficiente y que no molestará a trabajadores o empleados.
El robot aspirador que domina el mercado es el Roomba, si bien otros rivales como el Hombot de LG han mejorado de forma notable su tecnología y están alcanzando a pasos agigantados el buen funcionamiento y prestaciones de los Roomba de iRobot. Los Roomba no destacan por un precio ajustado, sino que suponen una inversión a tener en cuenta. Sin embargo, son los que mejor resultado dan, por lo que pensando a medio plazo son una buena opción.
Una vez realizada el desembolso inicial que supone comprar los robots aspiradores, no requieren apenas de mantenimiento y aparte de comprar de forma puntual algún repuesto, el único gasto que deberemos afrontar mes a mes es el de la electricidad. Son programables, de manera que una buena idea sería que se activen para limpiar antes de que comience la jornada y abramos las puertas de la oficina. Dependiendo del tamaño de las instalaciones tardarán más o menos tiempo. Si tenemos unas instalaciones extensas, tal vez sea necesario tener más de un robot de limpieza.
A día de hoy son robots que funcionan de forma adecuada y proporcionan un buen servicio, con un mantenimiento mínimo ya que son autónomos y no requieren de nuestra supervisión. No van a reemplazar por completo a la limpieza manual de las instalaciones, pero sí que reducen al mínimo la necesidad de que un empleado o una empresa externa se encargue de limpiar nuestra oficina. 
La tecnología no deja de avanzar, y un campo donde esto se ve mes a mes es en la robótica. Ahora este tipo de aspiradores están ampliando sus capacidades. Hay modelos que no sólo aspiran, también friegan los suelos. Así que con una pareja de estos aparatos trabajando en equipo tendremos los despachos relucientes. Con otro enfoque, varias empresas han sacado a la venta modelos que de lo que se encargan es de limpiar cristales. Como es lógico, se ha enfocado su diseño a trabajar en grandes edificios de oficinas, ese tipo de edificios completamente acristalados que vemos en nuestras ciudades. Estos robots  son capaces de mantenerse pegados en vertical y desplazarse limpiando toda la superficie. 
Hasta ahora este tipo de labores requería de andamios, varios trabajadores, sistemas de seguridad... todo ello con unos costes elevados. Ahora simplemente se programa a las máquinas y ellas se encargan de mantener limpios los cristales. Por un lado son un importante ahorro económico, y por otro evitamos un trabajo de riesgo que ahora mismo desempeñan personas y que lamentablemente tiene un riesgo de accidente laboral grave.
Así pues, al término del año nos ahorraremos una cantidad importante en limpieza, un gasto que siendo necesario no reporta ningún beneficio a la empresa más allá de mantener el lugar de trabajo en unas condiciones aceptables. Contar con uno o varios robot aspirador será un ahorro interesante en el mantenimiento de las oficinas.

Uno de los costes asociados a tener una oficina física o local en el que trabajar es el mantenimiento y la limpieza. El periodo de tiempo de la limpieza suele variar, desde oficinas que se limpian a diario a otras que sólo se limitan a dar un repaso un par de veces a la semana. Los nuevos aparatos de robot aspirador suponen un importante ahorro de costes al encargarse de forma autónoma de aspirar o fregar los suelos.

 

Ejemplo de robot aspirador

 

Dependiendo del tipo de negocio, cambiará la necesidad en grado y frecuencia a nivel de limpieza. No es lo mismo un local donde unos pocos trabajadores pasan toda la jornada en su puesto, que unas instalaciones donde se recibe a clientes y hay bastante movimiento de personas. Como es normal, en estos últimos se ensucia más y es necesario una mayor frecuencia de limpieza.

 

El coste mensual de realizar esta tarea puede ser considerable, incluso elevado y llegar a suponer una carga mensual ineludible para el empresario. La robótica y en este caso los robots aspiradores son una novedad (relativa) en el mercado. Se trata de una solución eficiente y que no molestará a trabajadores o empleados.

 

El robot aspirador que domina el mercado es el Roomba, si bien otros rivales como el Hombot de LG han mejorado de forma notable su tecnología y están alcanzando a pasos agigantados el buen funcionamiento y prestaciones de los Roomba de iRobot. Los Roomba no destacan por un precio ajustado, sino que suponen una inversión a tener en cuenta. Sin embargo, son los que mejor resultado dan, por lo que pensando a medio plazo son una buena opción.

 

Una vez realizada el desembolso inicial que supone comprar los robots aspiradores, no requieren apenas de mantenimiento y aparte de comprar de forma puntual algún repuesto, el único gasto que deberemos afrontar mes a mes es el de la electricidad. Son programables, de manera que una buena idea sería que se activen para limpiar antes de que comience la jornada y abramos las puertas de la oficina. Dependiendo del tamaño de las instalaciones tardarán más o menos tiempo. Si tenemos unas instalaciones extensas, tal vez sea necesario tener más de un robot de limpieza.

 

A día de hoy son robots que funcionan de forma adecuada y proporcionan un buen servicio, con un mantenimiento mínimo ya que son autónomos y no requieren de nuestra supervisión. No van a reemplazar por completo a la limpieza manual de las instalaciones, pero sí que reducen al mínimo la necesidad de que un empleado o una empresa externa se encargue de limpiar nuestra oficina.

Uno de los costes asociados a tener una oficina física o local en el que trabajar es el mantenimiento y la limpieza. El periodo de tiempo de la limpieza suele variar, desde oficinas que se limpian a diario a otras que sólo se limitan a dar un repaso un par de veces a la semana. Los nuevos aparatos de robot aspirador suponen un importante ahorro de costes al encargarse de forma autónoma de aspirar o fregar los suelos.
Dependiendo del tipo de negocio, cambiará la necesidad en grado y frecuencia a nivel de limpieza. No es lo mismo un local donde unos pocos trabajadores pasan toda la jornada en su puesto, que unas instalaciones donde se recibe a clientes y hay bastante movimiento de personas. Como es normal, en estos últimos se ensucia más y es necesario una mayor frecuencia de limpieza. El coste mensual de realizar esta tarea puede ser considerable, incluso elevado y llegar a suponer una carga mensual ineludible para el empresario. La robótica y en este caso los robots aspiradores son una novedad (relativa) en el mercado. Se trata de una solución eficiente y que no molestará a trabajadores o empleados.
El robot aspirador que domina el mercado es el Roomba, si bien otros rivales como el Hombot de LG han mejorado de forma notable su tecnología y están alcanzando a pasos agigantados el buen funcionamiento y prestaciones de los Roomba de iRobot. Los Roomba no destacan por un precio ajustado, sino que suponen una inversión a tener en cuenta. Sin embargo, son los que mejor resultado dan, por lo que pensando a medio plazo son una buena opción.
Una vez realizada el desembolso inicial que supone comprar los robots aspiradores, no requieren apenas de mantenimiento y aparte de comprar de forma puntual algún repuesto, el único gasto que deberemos afrontar mes a mes es el de la electricidad. Son programables, de manera que una buena idea sería que se activen para limpiar antes de que comience la jornada y abramos las puertas de la oficina. Dependiendo del tamaño de las instalaciones tardarán más o menos tiempo. Si tenemos unas instalaciones extensas, tal vez sea necesario tener más de un robot de limpieza.
A día de hoy son robots que funcionan de forma adecuada y proporcionan un buen servicio, con un mantenimiento mínimo ya que son autónomos y no requieren de nuestra supervisión. No van a reemplazar por completo a la limpieza manual de las instalaciones, pero sí que reducen al mínimo la necesidad de que un empleado o una empresa externa se encargue de limpiar nuestra oficina. 
La tecnología no deja de avanzar, y un campo donde esto se ve mes a mes es en la robótica. Ahora este tipo de aspiradores están ampliando sus capacidades. Hay modelos que no sólo aspiran, también friegan los suelos. Así que con una pareja de estos aparatos trabajando en equipo tendremos los despachos relucientes. Con otro enfoque, varias empresas han sacado a la venta modelos que de lo que se encargan es de limpiar cristales. Como es lógico, se ha enfocado su diseño a trabajar en grandes edificios de oficinas, ese tipo de edificios completamente acristalados que vemos en nuestras ciudades. Estos robots  son capaces de mantenerse pegados en vertical y desplazarse limpiando toda la superficie. 
Hasta ahora este tipo de labores requería de andamios, varios trabajadores, sistemas de seguridad... todo ello con unos costes elevados. Ahora simplemente se programa a las máquinas y ellas se encargan de mantener limpios los cristales. Por un lado son un importante ahorro económico, y por otro evitamos un trabajo de riesgo que ahora mismo desempeñan personas y que lamentablemente tiene un riesgo de accidente laboral grave.
Así pues, al término del año nos ahorraremos una cantidad importante en limpieza, un gasto que siendo necesario no reporta ningún beneficio a la empresa más allá de mantener el lugar de trabajo en unas condiciones aceptables. Contar con uno o varios robot aspirador será un ahorro interesante en el mantenimiento de las oficinas.

 

La tecnología no deja de avanzar, y un campo donde esto se ve mes a mes es en la robótica. Ahora este tipo de aspiradores están ampliando sus capacidades. Hay modelos que no sólo aspiran, también friegan los suelos. Así que con una pareja de estos aparatos trabajando en equipo tendremos los despachos relucientes. Con otro enfoque, varias empresas han sacado a la venta modelos que de lo que se encargan es de limpiar cristales. Como es lógico, se ha enfocado su diseño a trabajar en grandes edificios de oficinas, ese tipo de edificios completamente acristalados que vemos en nuestras ciudades. Estos robots  son capaces de mantenerse pegados en vertical y desplazarse limpiando toda la superficie.

 

Máquina de limpieza

 

 

Hasta ahora este tipo de labores requería de andamios, varios trabajadores, sistemas de seguridad... todo ello con unos costes elevados. Ahora simplemente se programa a las máquinas y ellas se encargan de mantener limpios los cristales. Por un lado son un importante ahorro económico, y por otro evitamos un trabajo de riesgo que ahora mismo desempeñan personas y que lamentablemente tiene un riesgo de accidente laboral grave.

Hasta ahora este tipo de labores requería de andamios, varios trabajadores, sistemas de seguridad... todo ello con unos costes elevados. Ahora simplemente se programa a las máquinas y ellas se encargan de mantener limpios los cristales. Por un lado son un importante ahorro económico, y por otro evitamos un trabajo de riesgo que ahora mismo desempeñan personas y que lamentablemente tiene un riesgo de accidente laboral grave.

 

Así pues, al término del año nos ahorraremos una cantidad importante en limpieza, un gasto que siendo necesario no reporta ningún beneficio a la empresa más allá de mantener el lugar de trabajo en unas condiciones aceptables. Contar con uno o varios robot aspirador será un ahorro interesante en el mantenimiento de las oficinas.

 

 

Uno de los costes asociados a tener una oficina física o local en el que trabajar es el mantenimiento y la limpieza. El periodo de tiempo de la limpieza suele variar, desde oficinas que se limpian a diario a otras que sólo se limitan a dar un repaso un par de veces a la semana. Los nuevos aparatos de robot aspirador suponen un importante ahorro de costes al encargarse de forma autónoma de aspirar o fregar los suelos.
Dependiendo del tipo de negocio, cambiará la necesidad en grado y frecuencia a nivel de limpieza. No es lo mismo un local donde unos pocos trabajadores pasan toda la jornada en su puesto, que unas instalaciones donde se recibe a clientes y hay bastante movimiento de personas. Como es normal, en estos últimos se ensucia más y es necesario una mayor frecuencia de limpieza. El coste mensual de realizar esta tarea puede ser considerable, incluso elevado y llegar a suponer una carga mensual ineludible para el empresario. La robótica y en este caso los robots aspiradores son una novedad (relativa) en el mercado. Se trata de una solución eficiente y que no molestará a trabajadores o empleados.
El robot aspirador que domina el mercado es el Roomba, si bien otros rivales como el Hombot de LG han mejorado de forma notable su tecnología y están alcanzando a pasos agigantados el buen funcionamiento y prestaciones de los Roomba de iRobot. Los Roomba no destacan por un precio ajustado, sino que suponen una inversión a tener en cuenta. Sin embargo, son los que mejor resultado dan, por lo que pensando a medio plazo son una buena opción.
Una vez realizada el desembolso inicial que supone comprar los robots aspiradores, no requieren apenas de mantenimiento y aparte de comprar de forma puntual algún repuesto, el único gasto que deberemos afrontar mes a mes es el de la electricidad. Son programables, de manera que una buena idea sería que se activen para limpiar antes de que comience la jornada y abramos las puertas de la oficina. Dependiendo del tamaño de las instalaciones tardarán más o menos tiempo. Si tenemos unas instalaciones extensas, tal vez sea necesario tener más de un robot de limpieza.
A día de hoy son robots que funcionan de forma adecuada y proporcionan un buen servicio, con un mantenimiento mínimo ya que son autónomos y no requieren de nuestra supervisión. No van a reemplazar por completo a la limpieza manual de las instalaciones, pero sí que reducen al mínimo la necesidad de que un empleado o una empresa externa se encargue de limpiar nuestra oficina. 
La tecnología no deja de avanzar, y un campo donde esto se ve mes a mes es en la robótica. Ahora este tipo de aspiradores están ampliando sus capacidades. Hay modelos que no sólo aspiran, también friegan los suelos. Así que con una pareja de estos aparatos trabajando en equipo tendremos los despachos relucientes. Con otro enfoque, varias empresas han sacado a la venta modelos que de lo que se encargan es de limpiar cristales. Como es lógico, se ha enfocado su diseño a trabajar en grandes edificios de oficinas, ese tipo de edificios completamente acristalados que vemos en nuestras ciudades. Estos robots  son capaces de mantenerse pegados en vertical y desplazarse limpiando toda la superficie. 
Hasta ahora este tipo de labores requería de andamios, varios trabajadores, sistemas de seguridad... todo ello con unos costes elevados. Ahora simplemente se programa a las máquinas y ellas se encargan de mantener limpios los cristales. Por un lado son un importante ahorro económico, y por otro evitamos un trabajo de riesgo que ahora mismo desempeñan personas y que lamentablemente tiene un riesgo de accidente laboral grave.
Así pues, al término del año nos ahorraremos una cantidad importante en limpieza, un gasto que siendo necesario no reporta ningún beneficio a la empresa más allá de mantener el lugar de trabajo en unas condiciones aceptables. Contar con uno o varios robot aspirador será un ahorro interesante en el mantenimiento de las oficinas.aa